Poemaseningles





TRADUTTORE TRADITORE

Acerca de
Poemas en Inglés es un blog que pretende acercar poemas de lengua inglesa al castellano
Frases
"Por principio, toda traducción es buena. En cualquier caso, pasa con ellas lo que con las mujeres: de alguna manera son necesarias, aunque no todas son perfectas"

Augusto Monterroso

-La palabra mágica-

"Es imposible traducir la poesía. ¿Acaso se puede traducir la música?"

Voltaire

"La traducción destroza el espí­ritu del idioma"

Federico García Lorca
Archivos
Dylan Thomas -A winter's tale-
viernes, 11 de julio de 2003
A winter's tale
Dylan Thomas (1914-1953)


It is a winter's tale
That the snow blind twilight ferries over the lakes
And floating fields from the farm in the cup of the vales,
Gliding windless through the hand folded flakes,
The pale breath of cattle at the stealthy sail,

And the stars falling cold,
And the smell of hay in the snow, and the far owl
Warning among the folds, and the frozen hold
Flocked with the sheep white smoke of the farm house cowl
In the river wended vales where the tale was told.

Once when the world turned old
On a star of faith pure as the drifting bread,
As the food and flames of the snow, a man unrolled
The scrolls of fire that burned in his heart and head,
Torn and alone in a farm house in a fold

Of fields. And burning then
In his firelit island ringed by the winged snow
And the dung hills white as wool and the hen
Roosts sleeping chill till the flame of the cock crow
Coombs through the mantled yards and the morning men

Stumble out with their spades,
The cattle stirring, the mousing cat steppin shy,
The puffed birds hopping and hunting, the milkmaids
Gentle in their clogs over the fallen sky,
And all the woken farm at its white trades,

He knelt, he wept, he prayed,
By the spit and the black pot in the log bright light
And the cup and the cut bread in the dancing shade,
In the muffled house, in the quick of night,
At the point of love, forsaken and afraid.

He knelt on the cold stones,
He wept from the crest of grief, he prayed to the veiled sky
May his hunger go howling on bare white bones
Past the statues of the stables and the sky roofed sties
And the duck pond glass and the blinding byres alone

Into the home of prayers
And fires where he should prowl down the cloud
Of his snow blind love and rush in the white lairs.
His naked need struck him howling and bowed
Though no sound flowed down the hand folded air

But only the wind strung
Hunger of birds in the fields of the bread of water, tossed
In high corn and the harvest melting on their tongues.
And his nameless need bound him burning and lost
When cold as snow he should run the wended vales among

The rivers mouthed in night,
And drown in the drifts of his need, and lie curled caught
In the always desiring centre of the white
Inhuman cradle and the bride bed forever sought
By the believer lost and the hurled outcast of light.

Deliver him, he cried,
By losing him all in love, and cast his need
Alone and naked in the engulfing bride,
Never to flourish in the fields of the white seed
Or flower under the time dying flesh astride.

Listen. The minstrels sing
In the departed villages. The nightingale,
Dust in the buried wood, flies on the grains of her wings
And spells on the winds of the dead his winter's tale.
The voice of the dust of water from the withered spring

Is telling. The wizened
Stream with bells and baying water bounds. The dew rings
On the gristed leaves and the long gone glistening
Parish of snow. The carved mouths in the rock are wind swept strings.
Time sings through the intricately dead snow drop. Listen.

It was a hand or sound
In the long ago land that glided the dark door wide
And there outside on the bread of the ground
A she bird rose and rayed like a burning bride.
A she bird dawned, and her breast with snow and scarlet downed.

Look. And the dancers move
On the departed, snow bushed green, wanton in moon light
As a dust of pigeons. Exulting, the graved hooved
Horses, centaur dead, turn and tread the drenched white
Paddocks in the farms of birds. The dead oak walks for love.

The carved limbs in the rock
Leap, as to trumpets. Calligraphy of the old
Leaves is dancing. Lines of age on the stone weave in a flock.
And the harp shaped voice of the water's dust plucks in a fold
Of fields. For love, the long ago she bird rises. Look.

And the wild wings were raised
Above her folded head, and the soft feathered voice
Was flying through the house as though the she bird praised
And all the elements of the slow fall rejoiced
That a man knelt alone in the cup of the vales,

In the mantle and calm,
By the spit and the black pot in the log bright light.
And the sky of birds in the plumed voice charmed
Him up and he ran like a wind after the kindling flight
Past the blind barns and byres of the windless farm.

In the poles of the year
When black birds died like priests in the cloaked hedge row
And over the cloth of counties the far hills rode near,
Under the one leaved trees ran a scarecrow of snow
And fast through the drifts of the thickets antlered like deer,

Rags and prayers down the knee-
Deep hillocks and loud on the numbed lakes,
All night lost and long wading in the wake of the she-
Bird through the times and lands and tribes of the slow flakes.
Listen and look where she sails the goose plucked sea,

The sky, the bird, the bride,
The cloud, the need, the planted stars, the joy beyond
The fields of seed and the time dying flesh astride,
The heavens, the heaven, the grave, the burning font.
In the far ago land the door of his death glided wide

And the bird descended.
On a bread white hill over the cupped farm
And the lakes and the floating fields and the river wended
Vales where he prayed to come to the last harm
And the home of prayers and fires, the tale ended.

The dancing perishes
On the white, no longer growing green, and, minstrel dead,
The singing breaks in the snow shoed villages of wishes
That once cut the figures of birds on the deep bread
And over the glazed lakes skated the shapes of fishes

Flying. The rite is shorn
Of nightingale and centaur dead horse. The springs wither
Back. Lines of age sleep on the stones till trumpeting dawn.
Exultation lies down. Time buries the spring weather
That belled and bounded with the fossil and the dew reborn.

For the bird lay bedded
In a choir of wings, as though she slept or died,
And the wings glided wide and he was hymned and wedded,
And through the thighs of the engulfing bride,
The woman breasted and the heaven headed

Bird, he was brought low,
Burning in the bride bed of love, in the whirl-
Pool at the wanting centre, in the folds
Of paradise, in the spun bud of the world.
And she rose with him flowering in her melting snow.


Cuento de invierno

Es un cuento de invierno
que el anochecer ciego de nieve transporta sobre los lagos
y los campos flotantes de la granja en la copa de los valles,
sobre el pálido aliento del rebaño en la vela furtiva,
que resbala apacible entre los copos plegados con la mano

y sobre las estrellas que se entregan al frío,
y el olor del heno entre la nieve y el remoto búho
que da consejos entre los rebaños y el helado refugio
unido con el humo blanco-oveja de la granja encapuchada
en los valles cruzados por los ríos donde se dijo el cuento.

Una vez mientras el mundo envejecía
sobre una estrella de fe pura como el pan a la deriva,
como el alimento y las llamas de la nieve,
un hombre desplegó los rollos de fuego que ardían en su corazón y en su cabeza,
atormentado y solo en una granja, en un rincón

del campo. Y así se abrasó entonces,
en su isla encendida anillada por la alada nieve
y en los estercoleros blancos como lana y entre los palos del gallinero
que se duermen helados hasta que la aurora
peina los patios embozados y los hombres del día

marchan con sus azadas, tropezando,
y se desperezan los rebaños, y tímido el gato ratonero se asoma
y los pájaros erizados saltan a cazar y las lecheras
dulces arrastran sus zuecos sobre el cielo caído
y toda la granja despierta a sus blancos quehaceres.

él se arrodilló, lloró, rezó,
junto al asador y la negra tetera en el brillante resplandor del leño
la taza y el pan cortado en la sombra danzante,
en la casa enfundada, al correr de la noche;
al filo del amor medroso y traicionado.

Se arrodilló sobre las piedras frías,
lloró desde la cresta del dolor, rezó al cielo velado
para que el hambre se marchara aullando sobre los blancos y desnudos huesos
más allá en las estatuas del establo y las pocilgas techadas por el cielo
y el vidrio en la laguna de los patos y los cegadores corrales solitarios

penetró en el hogar de los rezos
y el fuego donde hubo de merodear por la nube
de su amor cegado por la nieve y abalanzarse a las guaridas blancas.
Su desnuda pobreza lo golpeaba y él se encogía aullando
aunque ningún sonido bajaba desde el aire plegado,

sino apenas el viento que ensartaba
el hambre de los pájaros en los campos del pan, del agua, agitados
en los altos maizales y en la cosecha derretida en sus lenguas.
Y su pobreza sin nombre lo ligaba y él ardía extraviado
cuando frío como la nieve tenía que correr entre valles cruzados

por los ríos murmurando de noche
y ahogarse en el alud de su pobreza, y tenderse enroscado, atrapado
en el centro de la blanca cuna deseada eternamente
y en el lecho nupcial buscado para siempre
por el creyente perdido y el proscripto arrojado de la luz.
Entregadle, gritaba,
perdiéndolo del todo en el amor, y arrojad su pobreza
sola y desnuda en la envolvente novia,
para que nunca germine, en los campos de la blanca semilla
ni florezca a horcajadas en la carne que muere.

Escucha. Los trovadores cantan
en los pueblos difuntos. El ruiseñor,
polvo en los bosques enterrados, vuela sobre la grana de sus alas
y descifra su cuento de invierno sobre los vientos de los muertos.
La voz del polvo acuático sobre la fuente seca

está hablando. La apagada
corriente salta con cencerros y balidos de agua. El rocío repica
sobre las hojas trituradas y en la parroquia de la nieve de reflejos hace mucho extinguidos.
Las bocas cavadas en la piedra son cuerdas barridas por el viento.
El tiempo canta a través de los muertos copos intrincados. Escucha.

Era un son o una mano
lo que abrió de par en par la puerta oscura en tierras de hace mucho
y afuera sobre el pan de los suelos
un pájaro hembra se alzó radiante como una novia en llamas
un pájaro hembra amaneció y se emplumó su pecho de nieve y escarlata.

Mira. Y los bailarines se deslizan
sobre los muertos, la nieve se ha tupido de verde, disoluta a la luz de la luna
como una polvareda de palomas. Los caballos de pesados cascos, centauros muertos,
se vuelven jubilosos y trotan sobre los blancos parques
empapados en las granjas de pájaros. El roble muerto echa a andar por amor.

Los miembros tallados en la roca
saltan como ante una trompeta. Danza la caligrafía de las viejas hojas.
Las líneas de la edad sobre las piedras se enlazan en rebaño,
y la voz con figura de arpa del polvo de lagunas se arranca en un pliegue
del campo Por amor, se alza el pájaro hembra de hace mucho. Mira.

Y las alas salvajes se elevaron
sobre su cabeza replegada, y la suave voz de pluma
volaba por la casa como si el pájaro entonara alabanzas
y todos los elementos de la lenta caída se llenaron de gozo,
porque un hombre solitario se arrodilló en la copa de los valles

en la chimenea y en la calma
junto al asador y la olla negra va la brillante luz del leño
y el cielo de los pájaros en la voz emplumada
lo alzaba hasta su hechizo y él corría como el viento tras el vuelo incendiado
más allá de los graneros ciegos y los corrales de la granja apacible.

En los polos del año
cuando los mirlos morían como sacerdotes en setos embozados
y sobre el paño de los condados se acercaban las colinas lejanas,
bajo los árboles de una sola hoja corría un espantapájaros de nieve
rápido por los aludes de las espesuras astadas como ciervos,

andrajos y oraciones hacia abajo en las lomas,
hondas como rodillas, turbulento en los lagos ateridos,
toda la noche perdido y vadeando largo tiempo en el despertar
del pájaro hembra a través de los tiempos, las tierras y las tribus de los lentos copos.
Escucha y mira donde navega en el mar embravecido,

el cielo, el pájaro, la novia
la nube, la pobreza, las estrellas plantadas, el gozo más allá
de los campos de siembra y el tiempo a horcajadas de la carne que muere,
y los cielos, el cielo, la tumba, la pila del bautismo.
En la tierra lejana la puerta de su muerte se abrió de par en par

y el pájaro descendió
sobre una colina blanca como el pan, sobre la granja como un cáliz
y en los lagos y los campos flotantes y los valles cruzados por los ríos
donde él rezaba para llegar al fin del daño
y a la casa de los rezos y el fuego, ya terminado el cuento.

La danza se extingue
en la blancura que ya no reverdece, y, muerto el trovador,
irrumpe el canto en las villas de deseos calzados por la nieve
que una vez recortara las figuras de pájaros en el espeso pan
y patinaron sobre lagos de vidrio las siluetas de peces

voladores. Se ha cercenado el rito
del ruiseñor y el centauro muerto. Las fuentes vuelven a secarse
las líneas de la edad se duermen en las piedras hasta el trompeteo de la aurora
el júbilo se abate, el tiempo entierra el clima de la primavera
que tañía y brincaba con el fósil y el rocío renacido.

Porque el pájaro hembra se acostaba
en un coro de alas como dormido o muerto
y las alas se abrieron y él se sintió loado y desposado
a través de los muslos de esa novia envolvente
la mujer con sus pechos y el pájaro con cabeza al cielo.

Fue derribado
mientras ardía en el lecho del amor en el remolino
del desnudo centro, en los pliegues del
paraíso, en el brote nevado del mundo
Y ella se elevó con él y floreció en su nieve derretida.

Versión de Elizabeth Azcona Cranwell

Etiquetas:

posted by Torre @ 9:05  
0 Comments:
Publicar un comentario en la entrada
<< Home
 
Sobre el autor
  • Para localizar un poema determinado utilizar la secuencia Ctrl+F y escribir la palabra correspondiente.
  • Para ponerse en contacto con el autor del Blog

  • Los poemas de este blog pueden aumentar con tu colaboración, si tienes alguna traducción de algún poema de lengua inglesa que te guste y quieres enviárnosla, será bienvenida.
Poetas
Otros
Entradas Anteriores
Blogs que visito
Blogs amigos
Buscadores
    Google
    Google Aquí­
Recursos

Directorio Web - Directorio de Páginas Webs

blogs

Blogarama

Literature Blogs - Blog Top Sites

Unión de Bloggers Hispanos

eXTReMe Tracker