Poemaseningles





TRADUTTORE TRADITORE

Acerca de
Poemas en Inglés es un blog que pretende acercar poemas de lengua inglesa al castellano
Frases
"Por principio, toda traducción es buena. En cualquier caso, pasa con ellas lo que con las mujeres: de alguna manera son necesarias, aunque no todas son perfectas"

Augusto Monterroso

-La palabra mágica-

"Es imposible traducir la poesía. ¿Acaso se puede traducir la música?"

Voltaire

"La traducción destroza el espí­ritu del idioma"

Federico García Lorca
Archivos
Dylan Thomas -Into her lying down head-
viernes, 11 de julio de 2003
Into her lying down head
Dylan Thomas (1914-1953)


I
Into her lying down head
His enemies entered bed,
Under the encumbered eyelid,
Through the rippled drum of the hair-buried ear;
And Noah's rekindled now unkind dove
Flew man-bearing there.
Last night in a raping wave
Whales unreined from the green grave
In fountains of origin gave up their love,
Along her innocence glided
Jaun aflame and savagely young King Lear,
Queen Catherine howling bare
And Samson drowned in his hair,
The colossal intimacies of silent
Once seen strangers or shades on a stair;
There the dark blade and wanton sighing her down
To a haycock couch and the scythes of his arms
Rode and whistled a hundred times
Before the crowing morning climbed;
Man was the burning England she was sleep-walking, and the enamouring island
Made her limbs blind by luminous charms,
Sleep to a newborn sleep in a swaddling loin-leaf stroked and sang
And his runaway beloved childlike laid in the acorned sand.

II
There where a numberless tongue
Wound their room with a male moan,
His faith around her flew undone
And darkness hung the walls with baskets of snakes,
A furnace-nostrilled column-membered
Super-or-near man
Resembling to her dulled sense
The thief of adolescence,
Early imaginary half remembered
Oceanic lover alone
Jealousy cannot forget for all her sakes,
Made his bad bed in her good
Night, and enjoyed as he would.
Crying, white gowned, from the middle moonlit stages
Out to the tiered and hearing tide,
Close and far she announced the theft of the heart
In the taken body at many ages,
Trespasser and broken bride
Celebrating at her side
All blood-signed assailing and vanished marriages in which he had no lovely part
Nor could share, for his pride, to the least
Mutter and foul wingbeat of the solemnizing nightpriest
Her holy unholy hours with the always anonymous beast.

III
Two sand grains together in bed,
Head to heaven-circling head,
Singly lie with the whole wide shore,
The covering sea their nightfall with no names;
And out of every domed and soil-based shell
One voice in chains declaims
The female, deadly, and male
Libidinous betrayal,
Golden dissolving under the water veil.
A she bird sleeping brittle by
Her lover's wings that fold to-morrow's flight,
Within the nested treefork
Sings to the treading hawk
Carrion, paradise, chirrup my bright yolk.
A blade of grass longs with the meadow,
A stone lies lost and locked in the lark-high hill.
Open as to the air to the naked shadow
O she lies alone and still,
Innocent between two wars,
With the incestuous secret brother in the seconds to perpetuate the stars,
A man torn up mourns in the sole night.
And the second comers, the severers, the enemies from the deep
Forgotten dark, rest their pulse and bury their dead in her faithless sleep.


Dentro de su cabeza yacente

Dentro de su cabeza yacente
los enemigos de él entraron en el lecho
bajo el pesado párpado
por el tambor rizado de la oreja enterrada en el pelo;
Y la áspera paloma de Noé despertada de pronto
trajo volando la gestación humana.
Anoche en una ola violadora
ballenas desatadas desde la tumba verde
en fuentes del origen a su amor renunciaron;
por la inocencia de ella
Juan resbaló encendido y el joven rey Lear salvajemente,
la reina Catalina aulló desnuda,
se ahogó Sansón entre su propio pelo,
las colosales intimidades de extraños silenciosos
vistos alguna vez o las sombras en la escalera;
allí la oscura espada y la lascivia la echaron suspirando
a un camastro de heno, y las guadañas de sus brazos
rodaron y silbaron cien veces
antes de que trepara la mañana ostentosa;
el hombre era la ardiente Inglaterra por la que ella caminaba sonámbula
y la isla hechizante cegó sus miembros con ensalmos de luz,
el sueño, a otro sueño flamante en una hoja nervada acarició y cantó
y su inocente amado fugitivo se recostó en la arena pedregosa.

II
Allí donde una lengua innumerable
hirió su cuarto con un viril lamento
su fidelidad voló deshecha en torno de ella
y la oscuridad colgó de las paredes canastas de serpientes,
un super-hombre o casi un hombre
con narinas semejantes a hornallas
y miembros cual columnas
para sus atontados sentidos, semejante
al ladrón de la adolescencia,
temprana imaginariamente a medias recordado
el oceánico amante solitario
cuyos celos no puede ella olvidar por nada de este mundo,
hizo su lecho malo en la buena noche de ella
y la gozó tanto como quiso.
Gritando en su blanco camisón en medio de escenarios a la luz de la luna
hacia la alineada marea que escuchaba,
lejos y cerca, ella anunció el pillaje del corazón,
en el cuerpo tomado a distintas edades,
novia rota y violada
que celebraba a su costado
todos esos asaltos marcados por la sangre y aquellas bodas desvaídas
en las que él jamás tuvo una parte agradable
ni pudo compartir para su orgullo hasta el susurro último
y el último aleteo del solemne sacerdote nocturno,
sus horas, santas y profanas con la bestia eternamente anónima.

III
Dos granos de arena juntos en el lecho,
la cabeza a la cresta que circunda el cielo,
yacen por separado con toda la ancha orilla,
con el mar que cubre la caída de su noche sin nombres;
y desde cada valva techada y cimentada
con una sola voz encadenada grita
mortífera, la hembra y el macho la traición lasciva
va disolviendo en oro bajo el velo del agua.
Un ave hembra duerme acurrucada junto
a las alas del amante que prepara su vuelo de mañana,
dentro de la rama y sus nidos
ella le canta al halcón que pasa,
carroña, paraíso es el trino de mi yema brillante.
Una espada de hierba suspira en la pradera
una piedra yace perdida y presa en la colina alta de alondras.
Abierta como al aire y a la sombra desnuda
oh es ella la que yace solitaria e inmóvil,
una inocente entre dos guerras,
con su hermano incestuoso y secreto en los segundos que perpetúan las estrellas
un hombre desgarrado se conduele en la noche solitaria.
Y los que llegan luego, los más crueles, los enemigos desde las hondas y olvidadas tinieblas, dentro del infiel sueño de ella aquietan sus latidos y entierran a sus muertos.

Versión de Elizabeth Azcona Cranwell

Etiquetas:

posted by Torre @ 12:18  
0 Comments:
Publicar un comentario en la entrada
<< Home
 
Sobre el autor
  • Para localizar un poema determinado utilizar la secuencia Ctrl+F y escribir la palabra correspondiente.
  • Para ponerse en contacto con el autor del Blog

  • Los poemas de este blog pueden aumentar con tu colaboración, si tienes alguna traducción de algún poema de lengua inglesa que te guste y quieres enviárnosla, será bienvenida.
Poetas
Otros
Entradas Anteriores
Blogs que visito
Blogs amigos
Buscadores
    Google
    Google Aquí­
Recursos

Directorio Web - Directorio de Páginas Webs

blogs

Blogarama

Literature Blogs - Blog Top Sites

Unión de Bloggers Hispanos

eXTReMe Tracker