Poemaseningles





TRADUTTORE TRADITORE

Acerca de
Poemas en Inglés es un blog que pretende acercar poemas de lengua inglesa al castellano
Frases
"Por principio, toda traducción es buena. En cualquier caso, pasa con ellas lo que con las mujeres: de alguna manera son necesarias, aunque no todas son perfectas"

Augusto Monterroso

-La palabra mágica-

"Es imposible traducir la poesía. ¿Acaso se puede traducir la música?"

Voltaire

"La traducción destroza el espí­ritu del idioma"

Federico García Lorca
Archivos
Dylan Thomas -In country sleep-
viernes, 11 de julio de 2003
In country sleep
Dylan Thomas (1914-1953)


I
Never and never, my girl riding far and near
In the land of the hearthstone tales, and spelled asleep,
Fear or believe that the wolf in a sheepwhite hood
Loping and bleating roughly and blithely shall leap,
My dear, my dear,
Out of a lair in the flocked leaves in the dew dipped year
To eat your heart in the house in the rosy wood.

Sleep, good, for ever, slow and deep, spelled rare and wise,
My girl ranging the night in the rose and shire
Of the hobnail tales: no gooseherd or swine will turn
Into a homestall king or hamlet of fire
And prince of ice
To court the honeyed heart from your side before sunrise
In a spinney of ringed boys and ganders, spike and burn,

Nor the innocent lie in the rooting dingle wooed
And staved, and riven among plumes my rider weep.
From the broomed witch's spume you are shieldedby fern
And flower of country sleep and the greenwood keep.
Lie fast and soothed,
Safe be and smooth from the bellows of the rushy brood.
Never, my girl, until tolled to sleep by the stern

Bell believe or fear that the rustic shade or spell
Shall harrow and snow the blood while you ride wide and near,
For who unmanningly haunts the mountain ravened eaves
Or skulks in the dell moon but moonshine echoing clear
From the starred well?
A hill touches an angel. Out of a saint's cell
The nightbird lauds through nunneries and domes of leaves

Her robin breasted tree, three Marys in the rays.
Sanctum sanctorum the animal eye of the wood
In the rain telling its beads, and the gravest ghost
The owl at its knelling. Fox and holt kneel before blood.
Now the tales praise
The star rise at pasture and nightlong the fables graze
On the lord's-table of the bowing grass. Fear most

For ever of all not the wolf in his baaing hood
Nor the tusked prince, in the ruttish farm, at the rind
And mire of love, but the Thief as meek as the dew.
The country is holy: O bide in that country kind,
Know the green good,
Under the prayer wheeling moon in the rosy wood
Be shielded by chant and flower and gay may you

Lie in grace. Sleep spelled at rest in the lowly house
In the squirrel nimble grove, under linen and thatch
And star: held and blessed, though you scour the high four
Winds, from the dousing shade and the roarer at the latch,
Cool in your vows.
Yet out of the beaked, web dark and the pouncing boughs
Be you sure the Thief will seek a way sly and sure

And sly as snow and meek as dew blown to the thorn,
This night and each vast night until the stern bell talks
In the tower and tolls to sleep over the stalls
Of the hearthstone tales my own, lost love; and the soul walks
The waters shorn.
The night and each night since the falling star you were born,
Ever and ever he finds a way, as the snow falls,

As the rain falls, hail on the fleece, as the vale mist rides
Through the haygold stalls, as the dew falls on the wind-
Milled dust of the apple tree and the pounded islands
Of the morning leaves, as the star falls, as the winged
Apple seed glides,
And falls, and flowers in the yawning wound at our sides,
As the world falls, silent as the cyclone of silence.

II
Night and the reindeer on the clouds above the haycocks
And the wings of the great roc ribboned for the fair!
The leaping saga of prayer! And high, there, on the hare-
Heeled winds the rooks
Cawing from their black bethels soaring, the holy books
Of birds! Among the cocks like fire the red fox

Burning! Night and the vein of birds in the winged, sloe wrist
Of the wood! Pastoral beat of blood through the laced leaves!
The stream from the priest black wristed spinney and sleeves Of thistling frost
Of the nightingale's din and tale! The upgiven ghost
Of the dingle torn to singing and the surpliced

Hill of cypresses! The din and tale in the skimmed
Yard of the buttermilk rain on the pail! The sermon
Of blood! The bird loud vein! The saga from mermen
To seraphim
Leaping! The gospel rooks! All tell, this night, of him
Who comes as red as the fox and sly as the heeled wind.

Illumination of music! The lulled black-backed
Gull, on the wave with sand in its eyes! And the foal moves
Through the shaken greensward lake, silent, on the moonshod hooves,
In the winds' wakes.
Music of elements, that a miracles makes!
Earth, air, water, fire, singing into the white act,

The haygold haired, my love asleep, and the rift blue
Eyed, in the haloed house, in her rareness and hilly
High riding, held and blessed and true, and so stilly
Lying the sky
Might cross its planets, the bell weep, night gather her eyes,
The Thief fall on the dead like the willy nilly dew,

Only for the turning of the earth in her holy
Heart! Slyly, slowly, hearing the wound in her side go
Round the sun, he comes to my love like the designed snow,
And truly he
Flows to the strand of flowers like the dew's ruly sea,
And surely he sails like the ship shape clouds. Oh he

Comes designed to my love to steal not her tide raking
Wound, nor her riding high, nor her eyes, nor kindled hair,
But her faith that each vast night and the saga of prayer
He comes to take
Her faith that this last night for his unsacred sake
He comes to leave her in the lawless sun awaking

Naked and forsaken to grieve he will not come.
Ever and ever by all your vows believe and fear
My dear this night he comes and night without end my dear
Since you were born:
And you shall wake, from country sleep, this dawn and each first dawn,
Your faith as deathless as the outcry of the ruled sun.


En el sueño campestre

I
Nunca, nunca, mi muchacha andariega
en tierras de cuentos junto al fogón y hechizados durmientes,
temas o creas que el lobo con pálida capucha de cordero
balando y galopando ha de saltar brusca y alegremente
mi amada, mi amada,
fuera de su guarida en el hato de hojas, en el año goteado de rocío,
para comer tu corazón en la casa del bosque rosado.

Duerme, buena, para siempre, lenta y honda, hechizada rara y sabia,
mi muchacha que costea la noche en la rosa y el condado
de los rústicos cuentos: ningún ansarero o porquerizo
se volverá rey del establo o la aldea de fuego
y príncipe de hielo
para cortejar el meloso corazón de tu flanco antes del alba
en una trama de ensortijados muchachos y de gansos, quemadura y espiga,

ni la inocente se echará en la cañada llena de raíces, galanteada
y quebrada y desecha entre plumas mi lágrima jinete.
De la espuma que levanta la bruja te amparan los helechos
y la flor del sueño campestre y el alcázar del bosque.
Yace ligera y aplacada,
segura y calma seas, ante los rugidos de las crías violentas.
Nunca, mi muchacha hasta que la campana austera te convide al sueño

creas o dudes que la rústica sombra o el hechizo
agitará y hará nevar la sangre mientras tu corres por doquier,
pues ¿quiénes rondan cobardemente los aleros montañosos habitados por cuervos
o acechan a la luna en la cañada aunque su brillo suene limpio
desde el pozo estrellado?
Un cerro toca a un ángel más allá de una celda de santo
el pájaro nocturno canta alabanzas a través de conventos y cúpulas de hojas

su árbol con pecho de petirrojo, las tres Marías en los rayos.
Sanctum Santorum el ojo animal del bosque
narra los abalorios de la lluvia y el adusto fantasma,
la lechuza, acude a su llamado de campana. El zorro y la mata se hincan ante la sangre.
Ahora los cuentos glorifican
el nacimiento de la estrella en el pasto y toda la noche tascan las fábulas
sobre la mesa señorial de la hierba reverente.

Nunca jamás, por sobre todo, temas al lobo en su capucha baladora
ni al príncipe con colmillos en la granja salaz, ante la cáscara
y el barro del amor, teme por sobre todo y siempre al ladrón manso como el rocío.
El campo está bendito: Oh quédate en este amable campo,
conoce el verdor noble,
bajo la luna cual tambor de oraciones en el bosque rosado
ampárate en el canto y en la flor y que alegre

te acuestes en la gracia. Duerme hechizada ante el descanso en la casa humilde
en el seto vivaz de las ardillas, bajo el lienzo y la paja y la estrella:
abrigada y bendita aunque ahuyentes los cuatro vientos altos
de la sombra candente y el bramido en la aldaba
enfríe tus juramentos.
Y aún fuera de la tejida y picuda oscuridad y de las ramas como zarpas
sabe tú que el ladrón encontrará un camino solapado y seguro

y astuto como nieve y suave como el rocío caído de la espina,
esta noche y cada vasta noche hasta que hable la campana austera
en la torre y a dormir llame sobre los establos
de los cuentos en hogares de piedra, amor mío perdido; y que el alma ande
en las aguas tonsuradas.
Esta noche y cada noche desde la estrella fugaz en que naciste,
siempre y siempre él encuentra un camino cuando cae la nieve

cuando la lluvia cae, granizo en el vellón, cuando la niebla del valle flota
por los establos oro-heno, cuando cae el rocío
sobre el aspado polvo del manzano y las golpeadas islas
de hojas matutinas, cuando cae la estrella, mientras se escurre
la simiente alada del manzano
y cae, y florece en la herida que bosteza a nuestro flanco,
cuando el mundo cae silencioso como la tromba del silencio.

II
¡La noche y el reno sobre las nubes encima de las parvas
y las alas de la gran ave fabulosa que para la bella se atavió!
¡la saga saltarina de la oración! Y allí en lo alto, sobre los
vientos con talones de liebre, las cornejas
se alzan de sus negras capillas, graznando las biblias de los pájaros!
Entre los gallos, el zorro colorado que arde como un fuego,

la noche y la vena de los pájaros en el puño de los bosques lleno de alas
y ojos negros! ¡Golpe pastoral de la sangre a través de las hojas enlazadas!
Desde la mata, con negros puños de sotana y mangas
como escarcha de abrojos
el fluir de la fábula y el bullicio del ruiseñor!
¡El fantasma surgido de la cañada rota para cantar

y el embozado cerro de cipreses! ¡El bullicio y el cuento
en el patio rastreado, con la lluvia mantecosa en el balde!
¡El sermón de la sangre! ¡La vena sonora del pájaro!
¡La saga que salta de los tritones el serafín!
¡El Evangelio engaña! Todo habla esta noche de aquel que viene
rojo como el zorro y astuto como el viento de ligeros talones

¡Iluminación de la música!, la gaviota arrullada, lomo negro
sobre la ola, con arena en los ojos! Y el potro penetra silencioso
con sus cascos de luna por el lago revuelto cercado por el verde
en la vigilia de los vientos.
¡Música de los elementos, que realiza un milagro!
Tierra, aire, agua, fuego cantan dentro del acto blanco,

la de pelo oro heno, mi amor dormida, de ojos azul vado
en la casa nimbada, en su rareza y su alto andar montañoso
amparada y bendita y verdadera; y tendido con tal quietud
podría el cielo cruzar
por sus planetas, la campana llorar, la noche recoger sus ojos,
el ladrón caer sobre los muertos como el rocío irresoluto,

sólo por el giro de la tierra en su bendito corazón!
Astuta, lentamente, oyendo como la herida de su flanco marcha
en torno del sol, él viene hacia mi amor como la nube destinada
y flota de verdad
hacia la costa de flores como el mar dominante del rocío
y sin duda navega como las nubes en forma de barco Oh él

viene destinado a mi amor, no a robarle su herida de marea rasante
ni su alto andar, ni sus ojos ni su pelo encendido,
sino su fe, desde que cada noche vasta y cada saga de la oración,
viene para tomar
su fe, pues esta última noche, por su interés profano
viene a abandonarla cuando el sol proscripto se despierta,

desnuda y traicionada, sufriendo por saber que no vendrá.
Siempre y siempre, por todos tus juramentos cree y teme,
mi amada, que él venga esta noche y la noche sin fin, mi amada
desde que tú naciste:
Y tú despertarás, del sueño campestre en este amanecer y cada amanecer primero,
tu fe tan inmortal como el clamor del dominado sol.

Versión de Elizabeth Azcona Cranwell

Etiquetas:

posted by Torre @ 11:08  
0 Comments:
Publicar un comentario en la entrada
<< Home
 
Sobre el autor
  • Para localizar un poema determinado utilizar la secuencia Ctrl+F y escribir la palabra correspondiente.
  • Para ponerse en contacto con el autor del Blog

  • Los poemas de este blog pueden aumentar con tu colaboración, si tienes alguna traducción de algún poema de lengua inglesa que te guste y quieres enviárnosla, será bienvenida.
Poetas
Otros
Entradas Anteriores
Blogs que visito
Blogs amigos
Buscadores
    Google
    Google Aquí­
Recursos

Directorio Web - Directorio de Páginas Webs

blogs

Blogarama

Literature Blogs - Blog Top Sites

Unión de Bloggers Hispanos

eXTReMe Tracker