Poemaseningles





TRADUTTORE TRADITORE

Acerca de
Poemas en Inglés es un blog que pretende acercar poemas de lengua inglesa al castellano
Frases
"Por principio, toda traducción es buena. En cualquier caso, pasa con ellas lo que con las mujeres: de alguna manera son necesarias, aunque no todas son perfectas"

Augusto Monterroso

-La palabra mágica-

"Es imposible traducir la poesía. ¿Acaso se puede traducir la música?"

Voltaire

"La traducción destroza el espí­ritu del idioma"

Federico García Lorca
Archivos
J.R.R. Tolkien -2.Bombadil goes boating-
viernes, 16 de abril de 2004
2. Bombadil goes boating
John Ronald Reuel Tolkien (1892-1973)


The old year was turning brown; the West Wind was calling;
Tom caught a beechen leaf in the Forest falling.
’I’ve caught a happy day blown me by the breezes!
Why wait till morrow-year? I’ll take it when me pleases.
This day I’ll mend my boat and journey as it chances
west down the withy-stream, following my fancies!’
Little Bird sat on twig. ‘Whillo, Tom! I heed you.
I’ve a guess, I’ve a guess where your fancies lead you.
Shall I go, shall I go, bring him word to meet you?’
’No names, you tell-tale, or I’ll skin and eat you,
babbling in every ear things that don’t concern you!
If you tell Willow-man where I’ve gone, I’ll burn you,
roast you on a willow-spit. That’ll end your prying!’
Willow-wren cocked her tail, piped as she went flying:
’Catch me first, catch me first! No names are needed.
I’ll perch on his hither ear: the message will be heeded.
”Down by Mithe”, I’ll say, “just as sun is sinking”
Hurry up, hurry up! That’s the time for drinking!’
Tom laughed to himself: ‘Maybe then I’ll go there.
I might go by other ways, but today I’ll row there.’
He shaved oars, patched his boat; from hidden creek he hauled her
through reed and sallow-brake, under leaning alder,
then down the river went, singing: ‘Silly-sallow,
Flow withy-willow-stream over deep and shallow!’
’Whee! Tom Bombadil! Whither be you going,
bobbing in a cockle-boat, down the river rowing?’
’Maybe to Brandywine along the Withywindle;
maybe friends of mine fire for me will kindle
down by the Hays-end. Little folk I know there,
kind at the day’s end. Now and then I go there’.
’Take word to my kin, bring me back their tidings!
Tell me of diving pools and the fishes’ hidings!’
’Nay then,’ said Bombadil, ‘I am only rowing
just to smell the water like, not on errands going’.
Tee hee! Cocky Tom! Mind your tub don’t founder!
Look out for willow-snags! I’d laugh to see you flounder’.
’Talk less, Fisher Blue! Keep your kindly wishes!
Fly off and preen yourself with the bones of fishes!
Gay lord on your bough, at home a dirty varlet
living in a sloven house, though your breast be scarlet.
I’ve heard of fisher-birds beak in air a-dangling
to show how the wind is set: that’s an end of angling!’
The King’s fisher shut his beak, winked his eye, as singing
Tom passed under bough. Flash! then he went winging;
dropped down jewel-blue a feather, and Tom caught it
gleaming in a sun-ray: a pretty gift he thought it.
He stuck it in his tall hat, the old feather casting:
’Blue now for Tom’, he said, “a merry hue and lasting!’
Rings swirled round his boat, he saw the bubbles quiver.
Tom slapped his oar, smack! at a shadow in the river.
’Hoosh! Tom Bombadil! ‘Tis long since last I met you.
Turned water-boatman, eh? What if I upset you?’
’What? Why, Whisker-lad, I’d ride you down the river.
My fingers on your back would set your hide a-shiver.’
’Pish, Tom Bombadil! I’ll go and tell my mother;
”Call all our kin to come, father, sister, brother!
Tom’s gone mad as a coot with wooden legs: he’s paddling
down Withywindle stream, an old tub a-straddling!”’
’I’ll give your otter-fell to Barrow-wights. They’ll taw you!
Then smother you in gold-rings! Your mother if she saw you,
she’d never know her son, unless ‘twas by a whisker.
Nay, don’t tease old Tom, until you be far brisker!’
’Whoosh! said otter-lad, river-water spraying
over Tom’s hat and all; set the boat a-swaying,
dived down under it, and by the bank lay peering,
till Tom’s merry song faded out of hearing.
Old Swan of Elvet-isle sailed past him proudly,
gave Tom a black look, snorted at him loudly.
Tom laughed: ‘You old cob, do you miss your feather?
Give me a new one then! The old was worn by weather.
Could you speak a fair word, I would love you dearer:
long neck and dumb throat, but still a haughty sneerer!
If one day the King returns, in upping he may take you,
brand your yellow bill, and less lordly make you!’
Old Swan huffed his wings, hissed, and paddled faster;
in his wake bobbing on Tom went rowing after.
Tom came to Withy-weir. Down the river rushing
foamed into Windle-reach, a-bubbling and a-splashing;
bore Tom over stone spinning like a windfall,
bobbing like a bottle-cork, to the hythe at Grindwall.
Hoy! Here’s Woodman Tom with his billó-beard on!’
laughed all the little folk of Hays-end and Breredon.
’Ware, Tom’ We’ll shoot you dead with our bows and arrows’
We don’t let Forest-folk nor bogies from the Barrows
cross over Brandywine by cockle-boat nor ferry’.
’Fie, little fatbellies! Don’t ye make so merry!
I’ve seen hobbit-folk digging holes to hide ‘em,
frightened if a horny goat or a badger eyed ‘em,
afeared of the moony-beams, their own shadows shunning.
I’ll call the orks on you: that’ll send you running!’
’You may call, Woodman Tom. And you can talk your beard off.
Three arrows in your hat! You we’re not afeared of!
Where would you go to now? If for beer you’re making,
the barrels aint deep enough in Breredon for your slaking!’
’Away over Brandywine by Shirebourn I’d be going,
but too swift for cockle-boat (he river now is flowing.
I’d bless little folk that took me in their wherry,
wish them evenings fair and many mornings merry’.
Red flowed the Brandywine: with flame the river kindled.
as sun sank beyond the Shire, and then to grey it dwindled.
Mithe Steps empty stood. None was there to greet him.
Silent the Causeway lay. Said Tom: ‘A merry meeting!’
Tom slumped along the road, as the light was failing.
Rushey lamps gleamed ahead. He heard a voice him hailing.
’Whoa there!’ Ponies stopped, wheels halted sliding.
Tom went plodding past. never looked beside him.
’Ho there! beggarman tramping in the Marish!
What’s your business here? Hat all stuck with arrows!
Someone’s warned you off, caught you at your sneaking?
Come here! Tell me now what it is you’re seeking!
Shire-ale. I’ll be bound, though you’ve not a penny.
I’ll bid them lock their doors, and then you won’t get any”
’Well, well. Muddy-feet! From one that’s late for meeting
away back by the Mithe that’s a surly greeting!
You old farmer fat that cannot walk for wheezing,
cart-drawn like a sack, ought to be more pleasing.
Penny-wise tub-on-legs! A beggar can’t be chooser,
or else I’d bid you go, and you would be the loser.
Come, Maggot! Help me up! A tankard now you owe me.
Even in cockshut light an old friend should know me!’
Laughing they drove away, in Rushey never halting,
though the inn open stood and they could smell the mailing.
They turned down Maggot’s Lane, rattling and bumping,
Tom in the farmer’s cart dancing round and jumping.
Stars shone on Bamfurlong, and Maggot’s house was lighted;
fire in the kitchen burned to welcome the benighted.
Maggot’s sons bowed at door, his daughters did their curtsy,
his wife brought tankards out for those that might be thirsty.
Songs they had and merry tales the supping and the dancing;
Goodman Maggot there for all his belt was prancing,
Tom did a hornpipe when he was not quaffing,
daughters did the Springle-ring, goodwife did the laughing.
When others went to bed in hay, fern, or feather,
close in the inglenook they laid their heads together,
old Tom and Muddy-feet, swapping all the tidings
from Barrow-downs to Tower Hills: of walkings and of ridings;
of wheat-ear and barley-corn, of sowing and of reaping;
queer tales from Bree, and talk at smithy, mill, and cheaping;
rumours in whispering trees, south-wind in the larches,
tall Watchers by the Ford, Shadows on the marches.
Old Maggot slept at last in chair beside the embers.
Ere dawn Tom was gone: as dreams one half remembers,
some merry, some sad, and some of hidden warning.
None heard the door unlocked; a shower of rain at morning
his footprints washed away, at Mithe he left no traces,
at Hays-end they heard no song nor sound of heavy paces.
Three days his boat lay by the hythe at Grindwall,
and then one mom was gone back up Withywindle.
Otter-folk, hobbits said, came by night and loosed her,
dragged her over weir, and up stream they pushed her.
Out from Elvet-isle Old Swan came sailing,
in beak took her painter up in the water trailing,
drew her proudly on; otters swam beside her
round old Willow-man’s crooked roots to guide her;
the King’s fisher perched on bow, on thwart the wren was singing,
merrily the cockle-boat homeward they were bringing.
To Tom’s creek they came at last. Otter-lad said: ‘Whish now!
What’s a coot without his legs, or a unless fish now?’
O! silly-sallow-willow-stream! The oars they’d left behind them!
Long they lay at Grindwall hythe for Tom to come and find them.


2. Bombadil pasea en barca

El viejo año tornábase pardo; soplaba el Viento del Oeste;
Tom recogió una hoja de haya caída en el bosque.
”¡He aquí un hermoso día, traído por la brisa!
¿Por qué esperar al próximo año? Lo tomaré cuando me plazca.
¡En este día compondré mi barca y viajaré a la ventura
Al oeste, por el delgado arroyo, siguiendo mi capricho!”
Un pajarillo se sentaba en una ramita. “¡Hola, Tom! Te he oído.
Creo que sé, creo que sé, a donde te llevará tu capricho.
¿Debería ir, debería ir, y decirle a él donde encontrarte?”
¡Nada de nombres, cuentacuentos, o te desollaré y comeré,
Parloteando en todos los oídos asuntos que no te conciernen!
Si cuentas al Hombre-sauce a donde he ido, te quemaré,
Te asaré en un asador de sauce. ¡Así acabará tu asechanza!.
El reyezuelo del sauce irguió la cola, cantó mientras se alejaba:
”¡Cógeme primero, cógeme primero! No hacen falta nombres.
Me posaré en su más cercano oído: escuchará el mensaje.
”Abajo con él”, diré, “mientras el sol se hunde”
¡Deprisa, deprisa! Es hora de beber”.
Tom rió para sí: “Entonces tal vez yo vaya allá.
Podría ir por otros lugares, pero hoy bogaré hacia allá”.
Preparó los remos, reparó su bote; lo sacó de una cala escondida
A través de las cañas y los pálidos helechos, bajo inclinados alisos,
Luego bajó por el río, cantando: “¡Tonto helecho,
Fluye, arroyo Tornasauce, por vados y corrientes!
¡Eh! ¡Tom Bombadil! ¿A donde vas,
Montado en una cáscara de nuez, remando río abajo?”
”Quizás al Brandivino a lo largo del Tornasauce;
Tal vez amigos míos encenderán fuego para mí
Allá en Fin de la Cerca. Conozco allí a un pequeño pueblo,
Amable al final del día. Así que voy para allí”.
”¡Háblame de mis parientes, tráeme sus noticias!
¡Háblame de estanques profundos y escondites de peces!”
”¡Nada de eso!”, dijo Bombadil, “Sólo estoy remando
Para ver como huele el agua, no voy errando”.
”¡Ahá! ¡Tom gallito! ¡Ocúpate de que tu cubo no zozobre!
¡Busca troncos de sauce! ¡Reiría viéndote tropezar!”
”¡Habla menos, pescador azulado! ¡Mantén tus amables deseos!
¡Vuela lejos y arregla tus plumas con huesos de peces!
Alegre Señor en tu rama, en casa un sucio sirviente
Que vive en desaseado hogar, aunque tu seno sea escarlata.
He oído picos de pájaros pescadores balanceándose en el aire
Para mostrar como sopla el viento: ¡es el fin de la pesca!”
El Martín Pescador cerró el pico, guiñó el ojo, como cantando.
Tom pasó bajo la rama. ¡Flash! Se fue aleteando;
Dejó caer una joya azul, una pluma, y Tom la atrapó.
Centelleando en un rayo de sol: pensó que era un buen regalo.
La prendió en su alto sombrero, la vieja pluma arrojada;
”Ahora azul para Tom”, pensó, “¡Un matiz duradero y feliz!”
Ondas se arremolinaban alrededor de su bote, vio temblar las burbujas.
Tom golpeó con su remo, ¡Smack! a una sombra en el río.
”¡Hush! ¡Tom Bombadil! Hace tiempo que no te veía.
Te tornaste barquero, ¿eh? ¿Qué tal si te enfurezco?”
”¿Qué? Mira, señor Patillas, te llevaría río abajo,
Mis dedos en tu espalda harían temblar tu pellejo”.
”¡Vaya, Tom Bombadil! Iré y le diré a mi madre:
‘¡Llama a toda nuestra parentela, padre, hermana, hermano!
Tom se ha vuelto loco, como una negreta con patas de madera;
Palea por el Tornasauce, una vieja cuba que nada entre dos aguas’”
”¡Te mandaré a los Tumularios! ¡Te curtirán!
¡Y con anillos dorados te ahogarán! Si tu madre te viera
A su hijo no conociera, a menos que viese tus patillas.
¡No, no fastidies al viejo Tom, hasta que seas más avispado!”
¡Whoosh! dijo la nutria, rociando agua del río
Sobre el sombrero de Tom; e hizo balancear la barca,
Se sumergió bajo ella, y apareció en la orilla,
Hasta que la alegre canción de Tom dejó de oírse.
El Viejo Cisne de la Isla Élfica pasó cerca de él, orgullosamente,
Miró a Tom duramente, le bufó estruendosamente.
Tom rió: “Tú, viejo cisne, ¿echas en falta tu pluma?
¡Dame una nueva! La vieja se la llevó el tiempo.
Si me hablases con dulzura, te apreciaría mucho:
¡Largo cuello y garganta muda, y aún así un soberbio bromista!
Si un día el Rey retorna, tu orgullo reventará,
¡Marcará tu pico amarillo, y menguará tu señorío!”
El Viejo Cisne extendió sus alas, siseó, y nadó más rápido;
Moviéndose en su estela, Tom remó tras él.
Tom llegó a la Presa de Mimbre. Precipitándose río abajo,
Espumando en Tornalcance, burbujeando y salpicando;
Lanzó a Tom sobre las piedras como caído del cielo,
Disparado como el corcho de una botella, hacia la villa de Grindwall.
”¡Eh! ¡Aquí está el Hombre de Madera Tom, con su barba puesta!”
Rió la pequeña gente de Fin de la Cerca y Breredon.
”¡Cuidado, Tom! ¡Te dispararemos con nuestros arcos y flechas!
Cruza el Brandivino con barquichuela o transbordador.”
”¡Uf, pequeños regordetes! ¡No os las prometáis tan felices!
He visto Hobbits cavando agujeros para ocultarse,
Espantados si un chivo o un tejón los veía,
Asustados de los rayos de luna, esquivando sus propias sombras.
Llamaré a los Orcos: ¡eso os hará correr!”
”Puedes llamarlos, Hombre de Madera Tom. O puedes hablar con tu barba.
¡Tres flechas en tu sombrero! ¡No te tenemos miedo!
¿A donde vas ahora? Si buscas cerveza,
¡Los barriles de Breredon no son lo bastante profundos para remojarte!”
”Por el Brandivino iría, a los lindes de la Comarca,
Pero muy veloz para mi barquichuela el río fluye ahora.
Bendeciría a la pequeña gente que me acogiera en sus barcas,
Les desearía dulces tardes y muchas mañanas felices.”
Rojo fluía el Brandivino, en llamas el río estaba encendido,
Mientras el Sol se hundía más allá de la Comarca y en gris menguaba.
Marjala estaba vacía. Nadie había allí para saludarle.
Silenciosa estaba la orilla. Dijo Tom: “¡Un alegre encuentro!”
Tom recorrió el camino, y la luz disminuía.
Brillantes lámparas centelleaban delante. Oyó una voz que llamaba.
”¡Eh ahí!” Los ponies se detuvieron, las ruedas dejaron de girar.
Tom siguió afanándose, no miró atrás.
”¡Oh ahí! ¡Mendigo que marchas en Marjala!
¿Qué asuntos te traen aquí, con tu sombrero prendido de flechas?
¿Alguien te dio aviso, te sorprendió en tu disimulo?
¡Ven aquí! ¡Dime ya lo que estas buscando!
Cerveza de la Comarca, lo juraría, aunque no tienes un penique.
¡La guardaré bajo llave tras las puertas, y no tendrás ninguna!
”¡Bueno, bueno, pies barrosos! ¡De quien ha llegado tarde a la reunión,
Allá en los márgenes, es un áspero saludo!
Tú, viejo granjero, tan gordo que no puedes caminar sin jadear,
Que arrastras tu carga como un talego, deberías ser más amable.
¡Ahorrador sagaz, cuba con piernas! Un mendigo no puede escoger,
Te mandaría ir, y tú saldrías perdiendo.
¡Vamos, Maggot, ayúdame! Un pichel me debes.
¡Incluso en la luz del crepúsculo, un viejo amigo debería conocerme!”
Partieron de allí riendo, no hicieron alto en Juncalera,
Aunque la posada estaba abierta y podían oler la malta.
Tomaron el camino de Maggot, traqueteando y chocando,
Tom en la carreta del granjero bailando y saltando.
Las estrellas brillaron en la Granja de Maggot, y la casa estaba iluminada;
Ardía el fuego en la cocina para recibir a los viajeros nocturnos.
Los hijos de Maggot saludaron en la puerta, sus hijas hicieron reverencias,
Su esposa trajo picheles para aquellos que debían estar sedientos.
Canciones hubo y alegres cuentos, cenaron y bailaron;
El buen Maggot hacía cabriolas con su cinturón,
Tom tocaba la gaita, cuando no bebía a grandes tragos,
Las hijas bailaron el Salto del Anillo, la buena esposa reía.
Cuando los demás fueron a la cama de heno, helechos o plumas,
Cerca del hogar juntaron sus cabezas,
El Viejo Tom y Pies Barrosos, Hablando de las estaciones
De las Quebradas a las Colinas de la Torre: de caminatas y cabalgatas;
De trigo y maíz, de siembra y cosecha;
Extraños cuentos de Bree; y hablaron de la herrería, el molino, y de regateos;
De rumores en árboles susurrantes, del viento del sur en los pinos,
De vigías en el Vado, de sombras en las fronteras.
El Viejo Maggot se durmió por fin en una silla junto a los rescoldos.
Al alba Tom se había ido: como los sueños que uno recuerda a medias,
Unos alegres, otros tristes, y otros de alerta oculta.
Nadie oyó abrir la puerta; un chaparrón de lluvia en la mañana
Borró sus pisadas, no dejó rastro en Marjala,
En Fin de la Cerca no se oyeron canciones ni sonido de pesados pasos.
Tres días yació su barca junto a la cerca de Grindwall,
Y una mañana se fue de vuelta al Tornasauce.
Las nutrias, decían los Hobbits, vinieron de noche y la desataron,
La arrastraron más allá de la presa y río arriba la empujaron.
De la Isla Élfica un viejo cisne vino navegando,
Con una vela junto al pico y en el agua estelas dejando,
Avanzando orgullosamente; nutrias nadaban a su alrededor
Guiándolo por las torcidas raíces del Viejo Hombre Sauce;
El Rey Pescador colgaba en su rama, el abadejo cantaba junto a los remos,
Felizmente llevaban el bote de vuelta a casa.
Llegaron finalmente al arroyo de Tom. Una nutria dijo: “¡Silbad ahora!
¿Qué es de una negreta sin sus patas, o de un pez sin sus aletas?”
¡Oh, pálido y tonto arroyo del sauce! ¡Los remos dejaron atrás!
Largo tiempo esperaron en Grindwall a que Tom viniera a encontrarlos.

Etiquetas:

posted by Torre @ 14:28  
0 Comments:
Publicar un comentario en la entrada
<< Home
 
Sobre el autor
  • Para localizar un poema determinado utilizar la secuencia Ctrl+F y escribir la palabra correspondiente.
  • Para ponerse en contacto con el autor del Blog

  • Los poemas de este blog pueden aumentar con tu colaboración, si tienes alguna traducción de algún poema de lengua inglesa que te guste y quieres enviárnosla, será bienvenida.
Poetas
Otros
Entradas Anteriores
Blogs que visito
Blogs amigos
Buscadores
    Google
    Google Aquí­
Recursos

Directorio Web - Directorio de Páginas Webs

blogs

Blogarama

Literature Blogs - Blog Top Sites

Unión de Bloggers Hispanos

eXTReMe Tracker