Poemaseningles





TRADUTTORE TRADITORE

Acerca de
Poemas en Inglés es un blog que pretende acercar poemas de lengua inglesa al castellano
Frases
"Por principio, toda traducción es buena. En cualquier caso, pasa con ellas lo que con las mujeres: de alguna manera son necesarias, aunque no todas son perfectas"

Augusto Monterroso

-La palabra mágica-

"Es imposible traducir la poesía. ¿Acaso se puede traducir la música?"

Voltaire

"La traducción destroza el espí­ritu del idioma"

Federico García Lorca
Archivos
Corinne De Winter -The Book of Eve-
lunes, 7 de abril de 2003
The Book of Eve
Corinne De Winter


I.
I tell you temptation was cool
As a string of pearls in my hands.
It wasn’t the fruit,
color of flesh and mouths,
it was the idea of touch
that caused me to reach out.
What did I, fresh
from the realm of mythology,

my feet still half-sunk in clay,
know of desire?
Only that the word “seed”
stemmed from it,
that all of nature
seemed to be ripe with it.
It´s the skin hunger
Which forces its own vision
I learned that we are half
of something always,
craving the mystery
of that other side.
I learned that one must dance
to its music.

I tell you temptation was tender,
patiently asking for direction
in the Eden wilderness.
With the clear God-pattern
drawn on our palm
like crib notes,
there was no escaping it.

It wasn’t the new world and everything in it,
the winged leaves and pink sky,
the animals in their curious skin,
nor the serpent with its slow groove
of persuasion moving in the branches.
It wasn’t the new world
that called to me—
it was desire,
that young disease
that I answered to.


II.
The first touch was sharp,
disturbing the foreign inside me.
It stained like blood on cotton.
The snowy doves
trying to deliver peace
had warned me of this,
but of the burning they were mute.
And the fire in the belly that came
was no dull surprise.
Remember that I was the one
Pushed to the front
To navigate in the dark.

Initiation was to grasp
something whole and sweet,
to taste but not be filled.
And because of me
these palpitations were given a name.


III.
Where the curse began,
in the prickly womb-nest,
the uncleanliness pinned
to each daughter,
this was where the myth hatched,
the belief that She
could lead you into
dirty waters
blindfolded,
stain your hands red,
that She was supernaturat
and could turn a man
to seawater with her hands,
let him scatter
if She chose him to.
She could deafen you with silence.
She could devour your whole existence
with temptation.

She could make you go mad
with wanting
to eat out of her hand.


El libro de Eva

I.
Te cuento que la tentación era serena
como una cadena de perlas en mis manos.
No fue la fruta,
color de pulpas y bocas,
sino la idea del tacto
la que me obligó a cogerla.
¿Aún reciente como yo estaba
de la esfera de la mitología,

mis pies medio hundidos aún en arcilla,
qué sabía yo del deseo?
Sólo que la palabra “semilla”
salía de ahí, que toda naturaleza
parece madurar con él.
Es la piel hambrienta la que fuerza su propia visión.
Aprendí que siempre somos la mitad
de otra cosa,
anhelando el misterio
de ese otro lado.
Supe que uno debe bailar
a su ritmo.

Te cuento que la tentación era tierna
y pedía pacientemente direcciones
en el desierto del Edén.
Con el claro patrón de Dios
dibujado en las palmas de las manos
como pequeñas notas,
no podríamos escapar.

No era el mundo con todo ya dentro,
las hojas aladas y el cielo arrebolado,
los animales con sus pieles extrañas,
ni la serpiente con su persuasión arrastrada
moviéndose lentamente en las ramas.
No era el nuevo mundo el que me llamaba...
sino el deseo,
esa enfermedad joven
a la que yo respondía


II.
El primer toque fue puntiagudo,
perturbando lo extraño dentro de mí.
Manchaba como la sangre en el algodón.
Las palomas nevadas,
tratando de entregar paz,
ya me habían avisado,
pero no me dijeron de las llamas.
Y el fuego en el vientre que me consumía
no fue una sorpresa insulsa.
Recuerda que me empujaron a mí
hacia el frente
para navegar en la oscuridad.

La iniciación constituía alcanzar
algo intacto y dulce,
para saborear, pero no para llenarse.
Y gracias a mí,
a estas palpitaciones,
se les dio un nombre.


III.
Donde comenzó la maldición,
en el útero-nido espinoso,
la suciedad prendida
a cada hija,
aquí fue donde el mito se resquebrajó,
la creencia de que Ella
podría conducirte
a aguas sucias
con los ojos vendados,
mancharía tus manos de rojo,
que Ella era parte de lo sobrenatural
y con sus manos podría transformar a un hombre
en agua de mar,
déjalo dispersarse
si Ella lo eligió así.
Te podría ensordecer con su silencio.
Podría devorar toda tu existencia
con la tentación.

Ella te podría enloquecer
con el deseo
de comer de sus manos.

Versión de Marta López-Luaces y Alexandra van de Kamp

Etiquetas:

posted by Torre @ 12:00  
0 Comments:
Publicar un comentario en la entrada
<< Home
 
Sobre el autor
  • Para localizar un poema determinado utilizar la secuencia Ctrl+F y escribir la palabra correspondiente.
  • Para ponerse en contacto con el autor del Blog

  • Los poemas de este blog pueden aumentar con tu colaboración, si tienes alguna traducción de algún poema de lengua inglesa que te guste y quieres enviárnosla, será bienvenida.
Poetas
Otros
Entradas Anteriores
Blogs que visito
Blogs amigos
Buscadores
    Google
    Google Aquí­
Recursos

Directorio Web - Directorio de Páginas Webs

blogs

Blogarama

Literature Blogs - Blog Top Sites

Unión de Bloggers Hispanos

eXTReMe Tracker